«

»

Oct 10

Nobel de Economía para la teoría de los contratos

EL BRITANICO OLIVER HART Y EL FINLANDES BENGT HOLMSTRÖM FUERON GALARDONADOS

Aguapey.Oslo.Noruega,10.10.2016.El británico Oliver Hart y el finlandés Bengt Holmström fueron galardonados con el Premio Nobel de Economía por sus contribuciones a los mercados abiertos y a la teoría de los contratos, entre otros aportes, según anunció Goran Hansson en la ceremonia que se realizó en la Real Academia de las Ciencias de Suecia, en Estocolmo.

La Academia reconoció el valor de las nuevas herramientas teóricas que Hart y Holmström desarrollaron para entender los contratos de la vida real y evitar las trampas potenciales en el diseño de los mismos. El comunicado indica que “los galardonados han desarrollado una teoría del contrato, un marco amplio para analizar muchos de los temas en el diseño de los contratos, como pago por resultados para altos ejecutivos, deducciones y copagos en seguros o la privatización de actividades del sector público”.

Esta mañana, en su Twitter, el Nobel de Economía de 2008, Paul Krugman, celebró la premiación de Hart y Holmström al señalar: “era tan obvio que lo merecían que mi primer pensamiento fue ‘¿no lo tenían ya?'”.

“Los contratos son una manera increíblemente poderosa de pensar en las partes de la economía. Son fundamentales para la idea de que el comercio es un toma y daca y que hay dos lados en una transacción”, dijo hoy Hart en una entrevista tras conocer el premio, mientras que Holmström señaló que “cualquier investigación que va exactamente a donde esperabas es totalmente intrascendente”.

Hart, que enseña en la Universidad de Harvard, y Holmström, profesor en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), investigaron desde finales de los años 70 sobre cómo optimizar los incentivos en los contratos.

El finlandés Holmström apuesta por no vincular las bonificaciones de los directivos a la cotización de las acciones de sus empresas. Argumenta que estas no dependen únicamente del trabajo de los directivos sino a menudo también de circunstancias externas. Por ello cree que es mejor vincular los “bonus” al comportamiento de las acciones de la empresa en relación con las de la competencia. Y cuanto más complicado sea el trabajo de un directivo, menos bonificaciones deberían pagársele. Su consejo es: en los sectores con un riesgo elevado los salarios deberían ser fijos y en los más estables deberían depender del rendimiento.

El tema sigue estando hoy de actualidad en el debate sobre las bonificaciones de los banqueros y presidentes de juntas directivas pero se investiga desde hace décadas. “Holmström fue el primero que investigó a fondo los estímulos de la remuneración”, afirmó Roland Strausz, profesor de Teoría Económica de la Universidad Humboldt de Berlín. “Junto a Hart, acuñó la teoría de los contratos”, añadió.

Holmström también trasladó la cuestión de las bonificaciones a los maestros. En el caso de que se les bonificase por los buenos resultados de sus alumnos, los pedagogos se concentrarían en asignaturas fácilmente medibles, como las matemáticas. Así que existiría el riesgo de que se descuidasen aspectos como la creatividad o el pensamiento independiente. Por ello, la existencia de salarios fijos es positiva para mantener el equilibrio en las clases.

Las investigaciones de Holmström y Hart también influyeron en el ámbito de los contratos de seguros, explicó Strausz. Los expertos advirtieron que asegurar los vehículos a todo riesgo favorecía el comportamiento negligente.

Hart, estadounidense nacido en Londres, indagó también en las privatizaciones, un área de nuevo de actualidad durante la última crisis económica y de deuda, en la que países como Grecia tuvieron que privatizar empresas estatales. En 1977 Hart constató que cuando los inversores tienen que decidir entre mejorar la calidad o reducir los costes suele prevalecer esta última opción. Para su investigación Hart se concentró en las prisiones privadas de Estados Unidos, donde el Departamento de Justicia constató que las condiciones de los presos eran mejores en las instalaciones públicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *