«

»

Feb 06

Otro escándalo en el carnaval: sale a la luz conspiración comercial y política

Aguapey.Corrientes,06.02.2016.Una grabación desnuda un viejo complot de la organización con Ara Berá y Sapucay. Manejos turbios de los shows con los gobernantes.

Pero ese escarceo con un vecino del carnaval es nada comparado con lo que salió a la luz ayer. La grabación alude a una maniobra cons­pirativa, de allí a la figura de la defraudación hay dos lentejuelas y un canutillo de distancia. Puede haber cole­tazos, serios. Sin embargo, esto es Corrientes y reina el carnaval.

Por lo pronto la grabación, que fue subida a las redes sociales, refleja el encuentro reservado que Graciela Delia tuvo con los directivos de Ara Berá y Sapucay, Mario Estiga­rribia y María Victoria Quin­cose, respectivamente. Tam­bién aparece una cuarta voz (que no se logra identificar) y hasta un perro que ladra es­tentóreamente. Es decir, no faltó nada.

Borré reconoció a NORTE de Corrientes que la reunión existió, y aunque primero dijo no haber escuchado la grabación luego admitió que la consumió, sino entera al menos parcialmente. Argu­mentó -como defensa- que esa propuesta no se ejecutó y que las integrantes de la Fecam recibieron un mejor trato de lo estipulado.

Estigarribia y Quincose no respondieron al llamado de este diario.

En ese encuentro reser­vado, que se hizo a fines de 2014 para organizar la edi­ción 2015 de los carnavales, Borré le ofreció a Estigarribia y Quincose que sus com­parsas (Ara Berá y Sapucay) recibieran un 30% más del cachet del año anterior, mientras que al resto le daría solamente un 10%. El acuer­do consistía en mentir el presupuesto. “Vemos cómo lo presentamos públicamen­te, nos ponemos de acuerdo en el discurso, pero tenemos que decir que mantenemos el presupuesto del carnaval 2014”, instruyó Borre a sus contertulios. Advierte tam­bién que la información no se tiene que filtrar “porque si no se arma un despelote”, y da a entender que Marcelo Figo­li, directivo de Fenix, está al tanto de la confabulación en marcha.

El “arreglo” estaba estipu­lado con los dos dirigentes de las comparsas, sin las comi­siones directivas, “para que no se haga un despelote”. Durante la conversación, no se escucha a Estigarribia ni a Quincose oponerse a la idea, tampoco la avalan. Tenían 24 horas para contestar y sus comparsas recibirían 1,3 mi­llones de pesos para salir a desfilar. Y salieron a desfilar.

La grabación, que dura unos 25 minutos, es un ma­nantial para la crónica pe­riodística. Sin embargo, por una razón de mínimo decoro este diario no habrá de re­producir las expresiones (es­catológicas y sexuales) que se escuchan; corresponde indi­car que queda de manifiesto el sentido de desprecio de la representante de la firma concesionaria del carnaval capitalino hacia las compar­sas menores y agrupaciones musicales. “Se van a cocinar en su propio jugo”, señala en determinado momento Bo­rré.

“Con Ara Berá y Sapucay hago el carnaval, las demás no importan”, sostiene, pa­labras más, palabras menos, la empresaria. También de­nosta la trascendencia de los shows de comparsas, admite que comercialmente no es redituable y en ese marco comparte la idea de “vender­le” el “negocio” a los gober­nantes, para que lo aprove­chen “políticamente”.

Así se hizo el carnaval en los últimos años. La graba­ción de Borre (y sus contertu­lios Estigarribia y Quincose) además de una conspiración desnuda el pensamiento frío de los responsables de la or­ganización.

Este es el último año de Fenix, próximamente habrá que licitar la fiesta. El que filtró la grabación sabía el baile que estaba armando (L.A.S.).s

El negocio de los shows

“La recaudación de los shows de com­parsas no me sirve de nada. Me da pérdida. Así que los shows los voy a vender política­mente”, relata Graciela Borré a sus conter­tulios, Estigarribia y Quincose, en la graba­ción que se filtró ayer en las redes sociales y que desnuda un plan para organizar el car­naval con un sentido elitista y comercial. La idea que tenía la empresaria de Fenix, y que está visto lo llevó a la práctica, era en­tregar el espectáculo al intendente Fabián Ríos o el gobernador Ricardo Colombi, para que lo aprovechen políticamente.

“Que ellos pongan el sonido, las luces, etc., y yo me hago cargo de la seguridad y las comparsas, les doy 10 mil tikets y que lo hagan gratuito y saquen el rédito que quie­ran”, describe Borré. En ese marco mani­fiesta su predilección por Colombi. “Ya me dijo que me va a ayudar”, aclara. Y reflexio­na: “Se la voy a hacer fácil, no le voy a pedir plata, sino que le voy a pedir cosas”.

“Prefiero darle los show a (Ricardo) Co­lombi que es el dueño del anfiteatro, me parece que (Fabián) Ríos no se merece nin­gún espacio político de nada”, describe Bo­rré en un pasaje de la reunión.

Poco contemplativa con el intendente Ríos, la representante de la firma organi­zadora de los carnavales afirma que el Mu­nicipio le debe dinero (unos 3 millones de pesos), e involucra en ese incumplimiento a la viceintendente, Any Pereyra, quien habría oficiado de intermediara en 2014. “A Ríos no le voy a pedir plata, no tiene ni quiero que me vuelva a mentir, así que le voy a pedir cosas. Que financie determina­dos trabajos, por ejemplo que Lusa limpie el corsódromo, que consiga la pintura blan­ca para la pista de desfiles”, señala Borré en la conversación.

Según parece, a Colombi no le pudo ven­der los shows de comparsas (aunque la provincia participó de la fiesta) y el que sí compró el “negocio” fue Fabián Ríos, cuya gestión regala tickets para los espectáculos en el Cocomarola.

Extraña maniobra, el Municipio es el dueño del carnaval y concesiona su explo­tación a una empresa privada, pero luego recibe (¿compra?) tickets de esa empresa privada para regalar las entradas al públi­co. Conclusión: la platea está llena ¿pero de dónde sale la plata? Borré está enojada y despotrica contra Ríos, los presidentes de las comparsas hacen silencio, Ríos no ha­bla, Any Pereyra sonríe y Ricardo Colombi juega al fútbol. Flor de carnaval (L.A.S./Norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *