«

»

Abr 05

Patota que apuñaló a un hombre canjeó celular robado por vinos

Aguapey.Corrientes,05.04.2016.Los maleantes que apalearon a un adolescente para sustraer un teléfono e hirieron de dos puntazos al tío del menor, cuando el hombre quiso hacer “justicia por mano propia”, fueron a un kiosco donde entregaron el aparato a cambio de dos “cajitas de tinto” y una gaseosa.

La ban­da de la­dro­nes que apa­leó a un ado­les­cen­te de 17 años pa­ra ro­bar­le un te­lé­fo­no ce­lu­lar y lue­go apu­ña­ló a un tío del me­nor, cuan­do el hom­bre qui­so ha­cer un ac­to de “jus­ti­cia por ma­no pro­pia”, fue has­ta un kios­co don­de en­tre­ga­ron el apa­ra­to de co­mu­ni­ca­ción a cam­bio de dos ca­ji­tas de vi­no tin­to y una ga­se­o­sa.
Por el ca­so, ocu­rri­do en la ma­ña­na del vier­nes, la Po­li­cía re­a­li­zó una se­rie de alla­na­mien­tos con la con­se­cuen­te de­ten­ción del pre­sun­to au­tor ma­te­rial del ata­que a pun­ta­zos. Ade­más, de­mo­ra­ron a un mu­cha­cho de 15 años que par­ti­ci­pó en el de­li­to co­mo tam­bién al due­ño del co­mer­cio en el que los ma­le­an­tes de­ja­ron el ob­je­to sus­tra­í­do.
Mien­tras la fuer­za de se­gu­ri­dad con­ti­nua­ba con los pro­ce­di­mien­tos pa­ra es­cla­re­cer el he­cho en for­ma com­ple­ta, en un sa­na­to­rio pri­va­do per­ma­ne­cía in­ter­na­do, en es­ta­do gra­ve, Fran­cis­co Lo­ba­to, de 43 años.
Lo­ba­to su­frió una pro­fun­da pu­ña­la­da en la re­gión ab­do­mi­nal y una se­gun­da a la al­tu­ra de una axi­la, que cau­só se­rios da­ños en un pul­món.
Tal co­mo dia­rio épo­ca lo re­fle­jó en su edi­ción de ayer, to­do co­men­zó cuan­do un ado­les­cen­te de 17 años lle­gó de­ses­pe­ra­do a la ca­sa dos tí­os pa­ra avi­sar­les que en la es­qui­na de las ca­lles San­ta Ca­ta­li­na y Río Mi­ri­ñay, del ba­rrio San Ro­que Oes­te, le sus­tra­je­ron un ce­lu­lar.
Los res­pon­sa­bles del de­li­to se­rí­an al me­nos seis de­lin­cuen­tes, a al­gu­nos de los cua­les el me­nor iden­ti­fi­có ya que son de ese ba­rrio don­de él tam­bién ha­bi­ta.

OTRA POSTAL DE LOS MÚLTIPLES Y SIMULTÁNEOS ALLANAMIENTOS EN EL SAN ROQUE.

In­dig­na­dos, Lo­ba­to y un her­ma­no sa­lie­ron en bús­que­da de los mal­vi­vien­tes y cuan­do los ha­lla­ron a po­ca dis­tan­cia pre­ten­die­ron re­cu­pe­rar el te­lé­fo­no por su cuen­ta y sin dar avi­so a la Po­li­cí­a. Sin em­bar­go, en me­dio de ai­ra­dos re­cla­mos a los de­lin­cuen­tes, to­do sa­lió mal pues­to que se ge­ne­ró un en­fren­ta­mien­to a gol­pes y co­rri­das, en me­dio del cual uno de los acu­sa­dos ex­tra­jo un cu­chi­llo de en­tre sus ro­pas.
Lo­ba­to re­sul­tó se­ria­men­te he­ri­do. Fue so­co­rri­do y tras­la­da­do a un es­ta­ble­ci­mien­to mé­di­co.
El gru­po de mal­vi­vien­tes es­ca­pó. Pe­ro aún ape­nas des­pués de to­do lo ocu­rri­do de­ci­die­ron “com­prar” be­bi­das al­co­hó­li­cas en un pe­que­ño ne­go­cio si­tua­do en el ba­rrio. Y da­do que no con­ta­ban con di­ne­ro en efec­ti­vo se les ocu­rrió can­je­ar el ce­lu­lar ro­ba­do por dos ca­jas de vi­no tin­to de un li­tro ca­da una y una ga­se­o­sa “Ca­bal­ga­ta”. Lue­go sí se ale­ja­ron de la zo­na.
Aler­ta­das las au­to­ri­da­des de la co­mi­sa­ría De­ci­mo­quin­ta co­men­za­ron a re­ca­bar in­for­ma­ción y es­cu­char el tes­ti­mo­nio del ado­les­cen­te due­ño del ce­lu­lar ro­ba­do y víc­ti­ma, se­gún di­jo, de una gol­pi­za en me­dio de un asal­to.
El sá­ba­do a la sies­ta los efec­ti­vos re­ci­bie­ron ór­de­nes ju­di­cia­les pa­ra con­cre­tar tres alla­na­mien­tos. Uno de los pro­ce­di­mien­tos fue en una vi­vien­da de ca­lle Ta­fí del Va­lle al 2800; otro en Ja­mai­ca al 4200 del ba­rrio San Ro­que Es­te, y el úl­ti­mo en el kios­co de ca­lle Río Mi­ri­ñay.
Un jo­ven de 25 años, iden­ti­fi­ca­do co­mo Juan A., alias “Juan­ci­to”, ter­mi­nó de­te­ni­do. Se­ría el au­tor de las pu­ña­la­das pa­de­ci­das por Lo­ba­to. El ado­les­cen­te de 15 años, de apo­do “Pi­ra­ña”, es­tá se­ña­la­do co­mo par­tí­ci­pe del ro­bo y agre­sión a gol­pes. Fue de­mo­ra­do al igual que el kios­que­ro que ha­bría re­ci­bi­do el te­lé­fo­no co­mo par­te de pa­go de las be­bi­das, ya que se sos­pe­cha sa­bía que la ob­ten­ción de ese apa­ra­to no era lí­ci­ta.
Los ope­ra­ti­vos pro­se­guí­an ayer en pro­cu­ra de en­con­trar el ar­ma blan­ca y dar con el pa­ra­de­ro de los res­tan­tes mal­vi­vien­tes in­vo­lu­cra­dos (to­dos es­ta­rí­an ya iden­ti­fi­ca­dos) en el mar­co de la cau­sa ca­ra­tu­la­da co­mo “Le­sio­nes gra­ves con ar­ma blan­ca en oca­sión de ro­bo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *