«

»

Dic 08

Penal Nº 1 de Corrientes.Presos recibieron la confirmación y un regalo muy especial

Aguapey.Corrientes,08.12.2017.“Dios no aban­do­na a na­die”, di­jo el Ar­zo­bis­po de Co­rrien­tes a los seis hom­bres pri­va­dos de su li­ber­tad, quie­nes to­ma­ron el sa­cra­men­to de la con­fir­ma­ción. En una ce­re­mo­nia ín­ti­ma pe­ro emo­ti­va y den­tro de los mu­ros de la Uni­dad Pe­nal Nº1, Mon­se­ñor An­drés Sta­nov­nik ce­le­bró la eu­ca­ris­tía y de­di­có pa­la­bras car­ga­das de es­pi­ri­tua­li­dad y emo­ción.

Co­mo ca­da fin de año, en los dí­as pre­vios a la Na­vi­dad, el Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio ha­bi­li­ta a aque­llas per­so­nas pri­va­das de su li­ber­tad (que du­ran­te el año par­ti­ci­pa­ron de la ca­te­que­sis or­ga­ni­za­da por la pas­to­ral) a re­ci­bir el sa­cra­men­to de la con­fir­ma­ción.

Den­tro del edi­fi­cio de la Uni­dad Pe­nal 1, un pe­que­ño gru­po de per­so­nas par­ti­ci­pa­ron de la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa, que es­tu­vo car­ga­da de emo­ti­vi­dad. Jun­to a quie­nes re­ci­bie­ron el sa­cra­men­to es­tu­vie­ron al­gu­nos fa­mi­lia­res, miem­bros de la pas­to­ral car­ce­la­ria y otros de­te­ni­dos, que acom­pa­ña­ron el mo­men­to.

“El tí­tu­lo más im­por­tan­te que te­ne­mos es el de cris­tia­nos”, sos­tu­vo el pre­la­do. “Dé­jen­se con­du­cir por el Es­pí­ri­tu San­to y no por el de la car­ne, que es el que nos lle­va por mal ca­mi­no y ter­mi­na des­tru­yén­do­nos”, ins­tó.

“En la vi­da, cuan­do to­ca­mos si­tua­cio­nes lí­mi­tes, no po­de­mos sa­lir so­los. Te­ne­mos que pe­dir ayu­da. Y cuan­do uno lla­ma a Dios, él res­pon­de”, ase­gu­ró. “Dios no aban­do­na a na­die, no se nie­ga a na­die”, sos­tu­vo.

Así, en me­dio del ri­tual que in­clu­ye los ges­tos de la im­po­si­ción de ma­nos y de la un­ción, pi­dió a los de­vo­tos com­pro­me­ter­se a vi­vir co­mo hi­jos de Dios.

Al mo­men­to de dar el sa­cra­men­to a ca­da uno de los in­ter­nos que par­ti­ci­pa­ron, Mon­se­ñor los lla­mó por su nom­bre a ca­da uno y di­ri­gió a ellos cá­li­das pa­la­bras.

“Es­te mo­men­to es úni­co del año, don­de la ad­mi­nis­tra­ción pe­ni­ten­cia­ria siem­pre tra­ta de acom­pa­ñar en lo re­li­gio­so a los in­ter­nos, que es­tán pri­va­dos de su li­ber­tad”, ex­pre­só a épo­ca Ru­bén Ro­que Ro­me­ro, sub­je­fe del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio.

El fun­cio­na­rio des­ta­có ade­más el tra­ba­jo, de to­do el año, del gru­po re­li­gio­so que or­ga­ni­za la ca­te­que­sis den­tro de la Uni­dad Pe­nal. “Es muy es­pe­cial pa­ra no­so­tros que la Igle­sia, en su má­xi­ma re­pre­sen­ta­ción con el Ar­zo­bis­po, es­té acom­pa­ñán­do­nos. Es una ale­gría tre­men­da”, ase­gu­ró.

En re­fe­ren­cia a la ce­le­bra­ción re­li­gio­sa, re­cor­dó que “es al­go que su­ce­de to­dos los años y que de­mues­tra que las per­so­nas de­di­ca­das a la ca­te­que­sis car­ce­la­ria acu­den al lla­ma­do de quie­nes, sin du­da, es­tán ne­ce­si­ta­dos de mu­cha es­pi­ri­tua­li­dad y for­ta­le­ci­mien­to”, re­fle­xio­nó.

Al fi­na­li­zar el en­cuen­tro, Sta­nov­nik ob­se­quió a los in­ter­nos unos ro­sa­rios ben­de­ci­dos por el Pa­pa Fran­cis­co. “Los ben­di­jo y me los re­ga­ló. Y yo se los trai­go a us­te­des”, ex­pre­só Mon­se­ñor. Va­rios in­ter­nos del Pe­nal, que no fue­ron quie­nes re­cién ter­mi­na­ban de cum­plir con el sa­cra­men­to de la con­fir­ma­ción, se acer­ca­ron Sta­nov­nik so­bre el cie­rre de la ce­re­mo­nia pa­ra pe­dir­le que los ob­se­quia­ra tam­bién a ellos un ro­sa­rio ben­de­ci­do por el Pa­pa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *