«

»

Feb 26

Primer caso en el país de adopción de una pareja gay: dos hermanitos de Misiones tienen una nueva familia

Aguapey.Rio Grande,Tierra del Fuego,26.02.2015.Dos hermanos misioneros de 11 y 13 años se convirtieron en el primer caso de chicos judicializados del país, en ser adoptados legalmente por una pareja gay, ya que lo permite la vigencia de la ley de matrimonio igualitario, hizo saber ayer el abogado de la pareja que vive en Río Grande, al sur del país. Los chicos vivían hasta 2013 en el Hogar Pequeños Milagros de Posadas, luego del fallecimiento de su madre y de que su abuela no pudiera hacerse cargo de la crianza.

Los adoptantes son Juan Castro y Pablo Silva, quienes residen en la ciudad fueguina de Río Grande y están casados desde hace cuatro años y ya tenían a los hermanos en guarda provisoria desde septiembre del 2013.

La pareja había logrado la guarda cuando los chicos tenía 9 y 11 años tras una resolución dictada por el juez Juan Pablo Fernández Rizzi de Puerto Iguazú, Misiones.

Con ello, iniciaron los trámites para lograr la adopción legal en Tierra del Fuego y consiguieron la sentencia que así lo dispone por parte de la jueza Susana del Valle García, titular del juzgado de Familia y Minoridad de la ciudad de Río Grande.

El abogado del matrimonio, Kevin Florentín Bogado, afirmó que se trata del primer caso en el país de estas características, ya que “si bien existe un caso en Rosario, fue la familia quien dio al menor en adopción, y no como ocurre aquí que los chicos estaban bajo resguardo judicial”.

Los hermanos vivían hasta 2013 en el Hogar Pequeños Milagros de Posadas, luego del fallecimiento de su madre y de que su abuela no pudiera hacerse cargo de la crianza. Si bien el mayor estaba en condiciones de ser adoptado, y fue el primero cuya guarda se otorgó a la pareja fueguina, el menor estaba a cargo de una abogada que pretendía su tenencia.

Fuentes allegadas al caso indicaron que el matrimonio de fueguinos solicitó la adopción de los dos chicos debido a que ambos manifestaban querer seguir juntos, y porque se habían detectado irregularidades en el proceso de guarda del menor de los hermanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *