«

»

Dic 31

Procesan a joven acusado de matar a un trabajador en un lavadero

Aguapey.Corrientes,31.12.2016.Se trata de un confuso homicidio ocurrido sobre la calle de acceso, donde paró un auto y desde ahí efectuaron el mortal disparo. La víctima, de 23 años, recibió el balazo en el rostro y minutos más tarde murió. Días después el sospechoso se entregó. Mientras investigaban hallaron droga.

El Juzgado de Instrucción Nº 1, procesó a una persona por el crimen de un joven de 23 años, ocurrido el pasado 7 de julio en la localidad de Itatí.

Fuentes del caso precisaron que Eduardo Zacarías Britez alias “Bebecho”, quedó de esta manera seriamente comprometido por el homicidio de Miguel Zalazar ocurrido en un lavadero situado sobre la avenida 25 de Mayo que es el acceso a la localidad.

Por tal motivo Zacarías continuará alojado en la Unidad Penal Nº 6 de San Cayetano.

Tal como se informó en su momento, la víctima se encontraba lavando un automóvil cuando de pronto paró un veh

Murió minutos después camino al hospital.

Los pesquisas establecieron desde un primer momento que el principal sospechoso sería Eduardo Zacarías Britez, alias “Bebecho”, quien estimaban, había huido a la República del Paraguay.

En cuanto a los primeros avances, el automóvil Volkswagen Fox que sería del fugitivo, fue hallado abandonado al día siguiente del crimen. Estaba estacionado entre unos matorrales en una zona de basurales cercano al barrio Virgen de los Dolores de la localidad de Itatí.

Otro detalle que había llamado la atención de los pesquisas es que mientras seguían los rastros del fugitivo encontraron un automóvil repleto de marihuana en uno de los domicilios allanados.

También fue llamativa la situación de una camioneta  incendiada. Horas después del crimen apareció una Volkswagen Amarok incendiada, cuyo propietario sería una persona de apellido Benítez, que también estaba siendo buscada en el marco de la investigación del homicidio.

Itatí por esos días fue rastrillada por el accionar de las fuerzas, pero del buscado no había ni rastros.
Recién el 18 de agosto, Eduardo Zacarías Britez se presentó de manera espontánea en compañía de sus abogados a la sede del Juzgado de Instrucción Nº 1 y advirtió temer por su vida.

Consideró en la ocasión que era víctima de una persecución policial debido a que en el 2015 denunció a policías de la comisaría de Itatí por cohecho y abuso de poder.

En la ocasión se presentó junto a sus abogados Yamandú Barrios y Alejandro Gómez.

Con respecto al móvil del crimen, Zacarías Britez dijo a los medios de prensa que lo entrevistaron que se le había escapado el tiro.

“El siempre sostuvo esto, hay testigos en el expediente de que fue un accidente. Desde el auto se le escapó el disparo”, expresó el abogado Gómez.

“Mi cliente manifestó en todo momento que tiene problemas con el ex comisario de la localidad de Itatí”, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *