«

»

Abr 17

Reforma a la cubana

RAUL CASTRO INAUGURO EL VII CONGRESO DEL PCC

Aguapey.La Habana.Cuba,17.04.2016.El Partido Comunista Cubano comenzó ayer el Séptimo Congreso que sesionará hasta el martes. El presidente de Cuba, Raúl Castro (84 años), dio un discurso inaugural en el que planteó nuevas medidas para garantizar el relevo generacional y anunció una reforma constitucional que recoja la actualización socialista, aunque dejó en claro que se mantendrá el sistema de partido único y que la isla no volverá al capitalismo.

El mandatario habló en el acto de apertura del congreso, donde se presentó durante dos horas y media un Informe Central sobre la situación del país antes unos 1000 delegados. Castro propuso limitar la edad máxima para integrar los órganos de gobierno de partido: 60 años para ingresar en el Comité Central y 70 para formar parte de la alta dirección. Esto, junto a la medida adoptada por el anterior congreso de abril de 2011 de limitar los puestos de gobierno a dos períodos consecutivos, garantizarán desde la base el rejuvenicimiento sistemático en todo el sistema de cargos. “Este es un quinquenio de tránsito. El objetivo es que la renovación de las estructuras partidistas y gubernamentales fluya con naturalidad”, afirmó Castro, que dejará la presidencia del país en 2018. “En mi caso, no es un secreto que en 2018 concluirá mi segundo mandato consecutivo como presidente de los consejos de Estado y de Ministros y cederé esas responsabilidades a quien sea elegido”, manifestó.

En su discurso, el presidente de Cuba se refirió además a la necesidad de realizar una reforma constitucional que incluya las transformaciones de la actualización socialista iniciada hace cinco años y afirmó: “Debo resaltar que en el alcance de estos cambios constitucionales propondremos ratificar el carácter irrevocable del sistema político y social refrendado en la actual Constitución que incluye el papel dirigente del Partido Comunista de Cuba en nuestra sociedad”. En otras ocasiones, Castro ya había propuesto modificar la Carta Magna (aprobada en 1976 y modificada en 1992 y 2002) para incluir en ella los cambios emprendidos en Cuba a raíz de las reformas económicas y sociales aprobadas en el anterior Congreso del PCC, en abril del 2011. Indicó que la nueva Constitución, que se aprobará en un referendo popular, incluirá la reconceptualización del nuevo modelo económico y social, que deberá definir el alcance y combinación de las formas de gestión estatales y privadas.

En otro orden, Castro admitió que han proliferado micro, pequeñas y medianas empresas privadas en la isla, pero advirtió que eso no significa la restauración del capitalismo sino que, por el contrario, aseguró que la estatal seguirá siendo la forma principal de gestión económica en el modelo socialista cubano y abogó por dejar los eufemismos y llamar las cosas por su nombre. “No somos ingenuos, ni ignoramos la influencia de poderosas fuerzas no estatales de gestión, con el fin de generar agentes de cambio en la esperanza de acabar con la revolución y el socialismo”, aseveró. Al abrir espacios al sector privado, las reformas económicas de hace cinco años sólo permiten el trabajo autónomo a personas naturales (conocidas en la isla como cuentapropistas) o la creación de cooperativas no agropecuarias.

En cuanto a los lazos con los Estados Unidos, Castro llamó a la militancia comunista a favorecer una convivencia civilizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *