«

»

Oct 09

Reunión en Jefatura: Policías aprovecharon y solicitaron a su jefe salarios, uniformes y logística

Aguapey.Corrientes,08.10.2016.Efectivos en actividad llegaron hasta el jefe de la fuerza y pidieron “solu­ciones ya”. El Comisario General Acos­ta anticipó mejoras para diciembre.

“Lo que necesitamos es para ahora. No podemos es­perar a diciembre. Hace cuán­to no recibimos uniformes, tenemos una crotera y nues­tras botas están todas aguje­readas”. Los planteos fueron hechos por policías activos en la mañana de ayer ante su mando superior, el comisa­rio general Eduardo Acosta, y el subjefe, Mario Mendoza, también comisario general. Una veintena de efectivos en­tre activos y retirados ingre­saron a la Jefatura de la fuerza frente a la plaza 25 de Mayo en la calle Quintana. En el pa­tio interno de la sede policial los esperaban los titulares de la Policía provincial, que no tuvieron ningún tipo de repa­ros en aceptar los reclamos. Acosta, lo más cercano a una solución que dio fue un anti­cipo de que “en diciembre se va a mejorar el salario de us­tedes”. Se refería a los sueldos del personal activo. El jefe de los efectivos reiteró durante toda la charla, que duró casi una hora: “Nosotros sabemos de sus reclamos y hablamos con el ministro (de Seguri­dad) y hasta con el propio Gobernador”. El funcionario remarcó que las autoridades políticas están abocadas a la cuestión. El pasado lunes, tan sólo cuatro días antes del en­cuentro de ayer, el Gobierno había anunciado una batería de mejoras salariales para todos los agentes estatales incluidos los efectivos. Pero esas mejoras apuntaron a los retirados y terminó siendo una gota de nafta sobre una brasa. Antes de la reunión, los policías marcharon por el mi­crocentro junto a dirigentes sindicales de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), se concentraron frente a la Gobernación y de allí se dirigieron al edificio policial.

En el inicio de sus palabras, Acosta soltó una inquietan­te declaración: “Lo que nos preocupa es el anteceden­te que tiene nuestra fuerza, que tenemos todos, de los años anteriores (se refirió al acuartelamiento y corte del puente General Belgrano en mayo por parte de efectivos de la fuerza por mejora sala­rial) el tema de que los recla­mos empiecen a irse para un lado. Sé que la situación es difícil, que el policía espera hasta lo último para hacer su reclamo y por eso accedimos a hablar con ustedes porque se manifestaron con respeto”. No caben dudas de que la ad­ministración provincial está en alerta y justamente ayer circuló por las redes sociales una serie de comunicados (no oficiales) y audios, citan­do protestas que derivarían en acuartelamientos.

La parte final de la reunión fue el abordaje del impacto de los últimos aumentos (anun­ciados el lunes último). “Son de $400. La mínima a la que llegamos es $9.500”, decía un joven suboficial mientras agitaba en una de sus ma­nos el recibo de sueldo. El titular de la Dirección de Personal intentó despejar: “Nos pue­den hacer cálculos generales porque todos los salarios son distintos, son distintos por­centajes e ítems”, dijo, pero no cesaban las citas de cifras salariales que cada uno de los efectivos presentes en el patio interno de la Jefatura expresa­ba para graficar su situación económica actual. Reiteraban al unísono que no podían esperar hasta fin de año. “Si esto no se arregla vamos a pa­sar el límite”, dijo uno de los que parlamentaba. “Yo tengo confianza de que eso no pasa­rá”, repuso Acosta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *