«

»

Oct 15

Robaron cerca de 300 mil pesos de una casa del barrio Villa Chiquita.

Aguapey.Corrientes,15.10.2016.Con in­for­ma­ción exac­ta al me­nos dos de­lin­cuen­tes sus­tra­je­ron una im­por­tan­te ci­fra de di­ne­ro, es­ti­ma­da en unos 300 mil pe­sos en­tre mo­ne­da na­cio­nal y dó­la­res, del in­te­rior de una vi­vien­da del ba­rrio Vi­lla Chi­qui­ta de la ca­pi­tal de Co­rrien­tes.

Pa­ra ac­ce­der no for­za­ron puer­tas ni ven­ta­nas. En cam­bio, es­ca­la­ron un mu­ro y lue­go, con mu­cha pre­ci­sión, de­sac­ti­va­ron el sis­te­ma de alar­ma y ma­ni­pu­la­ron una com­pu­ta­do­ra en­la­za­da a cá­ma­ras de se­gu­ri­dad.

El de­li­to se pro­du­jo en la vi­vien­da de un co­mer­cian­te, ubi­ca­da en ca­lle Ni­ño Je­sús (se pre­ser­va iden­ti­dad de la víc­ti­ma y su di­rec­ción exac­ta), en la no­che del miér­co­les en me­dio de las in­cle­men­cias del tiem­po.

Ese dí­a, al­re­de­dor de las 23:15, el pro­pie­ta­rio lle­gó lue­go de al­gu­nas ho­ras de au­sen­cia y al in­gre­sar no­tó cier­tos ob­je­tos re­vuel­tos. En­ton­ces no tar­dó de­ma­sia­do en co­rro­bo­rar que fue víc­ti­ma de un ro­bo.

An­te las au­to­ri­da­des de la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Quin­ta el hom­bre ma­ni­fes­tó que guar­da­ba en una ha­bi­ta­ción la su­ma de di­ne­ro en pe­sos de al­go más de 170 mil. Y una ci­fra en dó­la­res cer­ca­na a 10 mil.

Co­mo re­sul­ta­do de una ins­pec­ción ha­bría que­da­do en cla­ro que los au­to­res del ilí­ci­to ca­mi­na­ron has­ta el cos­ta­do del in­mue­ble y tre­pa­ron una pa­red, am­pa­ra­dos por la es­ca­sa ilu­mi­na­ción. A esa ho­ra ha­bía mu­cho vien­to y tam­bién ca­ía una te­nue pre­ci­pi­ta­ción.

En la pie­za don­de el dam­ni­fi­ca­do co­lo­có el di­ne­ro fue ge­ne­ra­do un im­por­tan­te de­sor­den. Era evi­den­te que los au­to­res sa­bí­an de la exis­ten­cia de efec­ti­vo y re­vol­vie­ron to­do has­ta en­con­trar­lo. Dos pis­to­las tam­bién fue­ron sus­tra­í­das, una de ca­li­bre 9 mi­lí­me­tros y otra 22, am­bas de la mar­ca Ber­sa.

El do­mi­ci­lio cuen­ta con cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia. Pe­ro in­clu­si­ve los au­to­res del he­cho tu­vie­ron el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra lle­gar has­ta la com­pu­ta­do­ra a la cual es­tán co­nec­ta­das y cer­cio­rar­se de que no que­da­ran gra­ba­dos. Efec­ti­vos de la Di­rec­ción de Pe­ri­cias Cien­tí­fi­cas re­a­li­za­ron las ta­re­as ati­nen­tes a la bús­que­da de hue­llas.

Por la mo­da­li­dad en que fue co­me­ti­do el ro­bo se pre­su­me que ac­tua­ron en ba­se a una in­for­ma­ción pre­ci­sa. La víc­ti­ma, con ese di­ne­ro, iba a re­a­li­zar una ope­ra­ción co­mer­cial. La cau­sa fue ca­ra­tu­la­da co­mo ro­bo por es­ca­la­mien­to y ade­más de las au­to­ri­da­des de la co­mi­sa­ría men­cio­na­da par­ti­ci­pa en la pes­qui­sa la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *