«

»

Abr 27

Sigue en recuperación el menor que fue atacado en San Roque

Aguapey.Corrientes,27.04.2017.Ro­dri­go S., de 15 años, ha­ce cin­co dí­as re­ci­bió el al­ta mé­di­ca y se en­cuen­tra en re­cu­pe­ra­ción en el do­mi­ci­lio de un fa­mi­liar, ubi­ca­do en el ba­rrio Pon­ce de Ca­pi­tal

El mu­cha­cho, oriun­do de la lo­ca­li­dad de San Ro­que, lle­gó al Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co el pa­sa­do 27 de fe­bre­ro tras su­frir una fe­roz gol­pi­za por, al me­nos, cin­co jó­ve­nes. Las le­sio­nes lo de­ja­ron en co­ma.
“A­yer (por el lu­nes) co­men­zó a ha­blar, res­pon­de len­to y es­tá aten­to a nues­tras con­ver­sa­cio­nes”, con­tó Ro­sa, tía del jo­ven, quien re­ci­bió a épo­ca en su hu­mil­de pe­ro cá­li­da vi­vien­da

En una ha­bi­ta­ción es­ta­ba dor­mi­do Ro­dri­go y al cos­ta­do la son­da, “es que no aguan­ta te­ner­la y es una pe­lea cons­tan­te. To­da­vía no co­me por sí so­lo. El ali­men­to que re­ci­be es to­do lí­qui­do”, ex­pli­có Ro­sa.

Es­tán a la es­pe­ra de con­tar con un tur­no mé­di­co y re­a­li­zar­le el es­tu­dio de de­glu­ción así po­drán sa­ber si pue­de in­ge­rir ali­men­tos, “de lo con­tra­rio po­dría lle­gar a los pul­mo­nes y su cua­dro se com­pli­ca­rí­a”.

Ca­be re­cor­dar, co­mo épo­ca in­for­mó en la edi­ción del 22 de abril, que le die­ron el al­ta “pa­ra evi­tar que se con­ta­gie de al­gu­na en­fer­me­dad res­pi­ra­to­ria por­que sus de­fen­sas es­tán ba­jas”.

En cuan­to a la mo­vi­li­dad, só­lo lo ha­ce en bra­zo y pier­na del la­do de­re­cho. “Es­tá re­cu­pe­rán­do­se muy len­ta­men­te. Los mé­di­cos nos di­je­ron que la re­ha­bi­li­ta­ción tar­da­ría un año y me­dio, y cuan­do le co­men­ta­mos que di­jo al­gu­nas pa­la­bras ellos mis­mos se vie­ron sor­pren­di­dos por la evo­lu­ción”, ex­pli­có su ma­má Ca­ta­li­na.

Jus­ta­men­te, con su pro­ge­ni­to­ra es­ta­ba Ro­dri­go cuan­do, en me­dio de una ora­ción, bal­bu­ceó un “si”.
“Que­dé sin pa­la­bras cuan­do lo es­cu­ché. So­mos muy re­li­gio­sos y sé que el va a ser el mis­mo que era an­tes. Só­lo con fe se pue­de lo­grar eso”, des­ta­có la ma­dre.

El san­ro­que­ño de­be tras­la­dar­se tres ve­ces en la se­ma­na pa­ra su con­trol mé­di­co de fo­no­au­dio­lo­gía y ki­ne­sio­lo­gí­a, “ne­ce­si­ta­mos una ayu­da pa­ra el trans­por­te por­que los cos­tos son al­tos. El re­mis des­de el ba­rrio al Pe­diá­tri­co nos co­bra 160 pe­sos y tres ve­ces en la se­ma­na es mu­cho”, se la­men­tó Ro­sa.

Am­bas, ma­dre y tí­a, tra­ba­jan co­mo em­ple­a­das do­més­ti­cas y el suel­do ape­nas al­can­za, co­men­ta­ron.

Vi­si­tas

Du­ran­te el fin de se­ma­na re­ci­bió la com­pa­ñía de fa­mi­lia­res y ami­gos que lle­ga­ron des­de San Ro­que, al sa­ber que ya es­ta­ba fue­ra del hos­pi­tal.

“El no re­co­no­ce a to­dos, de a po­co le va­mos con­tan­do quié­nes son cuan­do lo vi­si­tan”, di­jo Ca­ta­li­na quien se mos­tró con­ten­ta al sa­ber el ca­ri­ño que su hi­jo re­ci­be de sus ami­gos.

Los fa­mi­lia­res apro­ve­cha­ron la pre­sen­cia de dos ami­gos pa­ra sa­ber qué ocu­rrió esa no­che que el ado­les­cen­te re­ci­bió la pa­li­za.

“Les pre­gun­ta­mos que sa­bí­an ellos y no se ex­pli­can por qué Ro­dri­go sa­lió de una ca­sa don­de iba a pa­sar la no­che y de­ci­dió ir pa­ra el cen­tro. Los ami­gos no en­tien­den qué ocu­rrió. Tam­po­co se ima­gi­na­ban ver­lo tan mal”, co­men­ta­ron

Al cum­plir­se 60 dí­as de la bru­tal pa­li­za, de ha­ber es­ta­do en co­ma y con más de 30 pun­tos en la ca­be­za tras una im­por­tan­te ope­ra­ción, Ro­dri­go evo­lu­cio­na len­to y las es­pe­ran­zas de sus fa­mi­lia­res y ami­gos de vol­ver a ver­lo ac­ti­vo son ca­da vez más fuer­tes

Por otra par­te an­he­lan que se ha­ga jus­ti­cia, que se es­cla­rez­ca el he­cho, que es­tén pre­sos los cul­pa­bles pe­ro, por so­bre to­do, es­pe­ran que día a día el jo­ven ama­nez­ca con una son­ri­sa.

Aquel 27 de febrero en San Roque

Ro­dri­go S. jun­to a un ami­go, Jo­a­quín de 14, sa­lie­ron en la ma­dru­ga­da al cen­tro de la ciu­dad mien­tras se de­sa­ta­ba una fuer­te llu­via

Fa­mi­lia­res con­ta­ron a épo­ca que am­bos jó­ve­nes, cer­ca de las 1, fue­ron des­de el ba­rrio Ur­qui­za a lle­var una bi­ci­cle­ta has­ta la ca­sa del ado­les­cen­te en Cos­ta­ne­ra. En el tra­yec­to ha­brí­an cru­za­do in­sul­tos con un gru­po de mu­cha­chos que dis­fru­ta­ban de unas be­bi­das en la es­qui­na de Mon­te­ne­gro y Re­gue­ra.

Los ado­les­cen­tes de­ci­die­ron re­gre­sar con una bo­le­a­do­ra y una ca­de­na fo­rra­da con man­gue­ra, ele­men­tos que fue­ron se­cues­tra­dos por la Po­li­cía jun­to al cuer­po in­cons­cien­te de Ro­dri­go

De los in­sul­tos, por ser “vi­lle­ros o ne­gros de la ori­lla” pa­sa­ron a los gol­pes. Jo­a­quín re­ci­bió ga­rro­ta­zos en la zo­na de la pier­na pe­ro lo­gró za­far del gru­po y fue a pe­dir ayu­da. Ro­dri­go de­bió en­fren­tar­se so­lo a los sie­te mu­cha­chos, de en­tre 17 y 28 años

El chi­co fue ha­lla­do por los uni­for­ma­dos cer­ca de las 2:30. “Ro­dri­go es­ta­ba ti­ra­do bo­ca arri­ba con pro­fun­das he­ri­das en la ca­be­za, ema­na­ba mu­cha san­gre. En el lu­gar ya no es­ta­ban los su­pues­tos agre­so­res”, apun­tó una voz ofi­cial

Por el ca­so con­ti­nú­an cin­co per­so­nas de­te­ni­das/Época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *