«

»

Jul 12

Sin fecha y sin acuerdo para la presidencia pro témpore del Mercosur

 LA CANCILLER VENEZOLANA DIJO QUE LOS REPRESENTANTE DE PARAGUAY Y BRASIL “SE ESCONDIERON EN EL BAÑO” PARA FRUSTRAR UNA REUNION EN MONTEVIDEO

Aguapey.Caracas.Venezuela,11.07.2016.El Mercosur no ha fijado fecha para el traspaso de la presidencia pro témpore en manos de Uruguay, tras un frustrado encuentro de cancilleres del bloque en Montevideo. La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, dijo a periodistas frente a la cancillería uruguaya que el subsecretario para América Latina y el Caribe de la cancillería brasileña, Pablo Estivallet, y el canciller de Paraguay, Eladio Loaiza, no quisieron reunirse con ella.

Rodríguez señaló que quería “denunciar” que “tanto el canciller de Paraguay y el vicecanciller de Brasil se escondieron en el baño” y “no quisieron darle la cara a Venezuela”. “Fue realmente penoso”, sostuvo, en medio de una profunda crisis del bloque regional.

“Hay una especie de ‘almigritis'”, añadió Rodríguez en referencia al secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, fuerte crítico del gobierno de Nicolás Maduro, al acusar a Brasil y Paraguay de querer “desconocer” la normativa del bloque oponiéndose al traspaso de la presidencia rotativa a su país. “Será entregada en los próximos días la presidencia pro témpore a Venezuela por parte de Uruguay”, aseguró Rodríguez, sin poder poner fecha precisa a tal traspaso que, dijo, se haría en Montevideo.

Al término de lo que el canciller anfitrión, Rodolfo Nin Novoa, calificó como una reunión “informal”, brindó una conferencia de prensa junto al canciller paraguayo Eladio Loizaga, el vicecanciller argentino, Carlos Foradori, y el subsecretario para América Latina y el Caribe de la cancillería brasileña, Paulo Estivallet. Indicaron que las diferencias persisten y que pasan a un cuarto intermedio para discutir con sus gobiernos.

“Cada uno de los países está manteniendo su posición”, dijo Nin Novoa. “Nos hemos en consecuencia dado un plazo hasta el próximo jueves, un cuarto intermedio, para que se hagan las consultas necesarias entre todos los países”, añadió, señalando que las consultas irán ahora “un escalón más arriba”, a los presidentes.

Nin Novoa fue claro en señalar que por ahora el bloque sigue “discutiendo” y “analizando” sus opciones. Aunque la postura de su país, actual presidente pro témpore del grupo, es de que Venezuela asuma esa posición, dejó claro que cada socio sigue en su tesitura.

Brasil quiere que se postergue hasta agosto la discusión del traspaso y su canciller, José Serra, manifestó la semana pasada en Montevideo “preocupación” por la situación en Venezuela. Paraguay, por su parte, ha señalado reiteradamente que considera que el gobierno de Nicolás Maduro busca silenciar al Parlamento. “(Queremos que) el que nos represente tenga las credenciales que exige el Tratado de Asunción”, reiteró el lunes el canciller paraguayo.

La declaración, en la que cada país reiteró su posición y animó al diálogo en el seno del bloque, terminó por desmentir las afirmaciones hechas a la prensa por Rodríguez, quien aseguró que un traspaso del trabajo de coordinación a su país había sido acordado con Uruguay. Nin Novoa insistió en que esa decisión debe surgir de un consenso.

Rodríguez incluso dijo que el canciller paraguayo y el representante brasileño para la cita “se escondieron en el baño” y “no quisieron darle la cara a Venezuela”. “Si estuvimos en el baño es porque la necesidad fisiológica nos ha llamado”, le respondió el ministro paraguayo.

El traspaso de la presidencia pro témpore de seis meses, que según la normativa interna correspondería a Venezuela, que sigue a Uruguay por orden alfabético, se ha convertido en motivo de agria discusión y ha expuesto las diferencias entre los gobiernos que lo componen.

Venezuela ingresó al bloque como miembro pleno en 2012, en una cumbre realizada en Argentina en la que no estuvo Paraguay, entonces suspendido tras el proceso parlamentario que destituyó al izquierdista Fernando Lugo de la Presidencia. El Congreso paraguayo era el único que no había aprobado el ingreso de Venezuela y su voto era el único requisito restante para que Caracas se integrara al Mercosur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *