«

»

Sep 17

Solicitarán al Gobernador trasladar los restos de Plácido Martínez a Santa Lucía.

Aguapey.SANTA LUCIA,17.09.2018.En la sesión ordinaria del Concejo Deliberante llevada a cabo el miércoles 5 de septiembre por la noche, se presentó un Proyecto de Resolución que fue aprobado por unanimidad, por el cual se solicita al Gobernador de la Provincia, realice las gestiones necesarias para disponer el traslado de los restos del Coronel Plácido Martínez, desde la ciudad de Goya hacia esta ciudad, y construir un mausoleo en la Plaza Libertad, lugar donde descansarían los mismos.

El Coronel Plácido Martínez nació en Santa Lucía el 8 de Noviembre de 1844, fueron sus padres don Vicente Martínez y Doña Claudia Velazco. Fue bautizado en el Santuario Santa Lucía siendo su padrino, el cura Fray Mariano Gómez. A la ceremonia fue invitado todo el vecindario, que asistió como día de fiesta, ejecutándose el acto en medio de música, estruendo y aclamaciones. El padrino expresó en la oportunidad “Celebremos el nacimiento de un patriota” (el tiempo justificó su alegría).

Cursó sus estudios en la Escuela José Gómez, destacado educador de Goya, para luego continuar en el colegio de Concepción del Uruguay, Entre Ríos. Siendo joven, inició su actividad como comerciante.

En plena paz una escuadra paraguaya había asaltado y tomado buques de la Armada Nacional estacionados en el puerto de Corrientes y un ejército de la misma potencia había ocupado la capital de la Provincia y una porción de su territorio. Placido Martínez al tomar conocimiento de esta noticia, cerró su negoció e ingresó como cadete al célebre Batallón Correntino.

Tuvo su bautismo de fuego, el 17 de agosto de 1865, en la Batalla de Yatay, donde acreditó energía de temperamento, convicción profunda, voluntad disciplinada, cualidades que permiten al soldado dominar la escena del peligro y descollar en ella. Permaneció por cuatro años en el servicio militar activo, participando en todas las batallas de la campaña, incluyendo las de Paso de la Patria, Itapirú, Estero Bellaco; Yataity Cora, Humaitá, Tuyutí; Boquerón; Curuzú y Curupayty. También participó en la campaña de Asunción del Paraguay, participando en los más peligrosos ataques y ganándose la fama de valiente que lo acompañaría el resto de su vida.

A principios de 1869 regresó a Goya, sus problemas de salud lo obligaron a pedir licencia, luego de cuatro años ininterrumpidos de servicios, constancia y abnegación. Cuando estalló la revolución de Ricardo López Jordán en 1870, formó un batallón de milicias, el “Batallón Goya” con el que luchó en la defensa de las ciudades de Paraná y Concordia y en la batalla de Ñaembé tuvo una histórica intervención, motivo por el cual fue ascendido a Teniente Coronel.

Apoyó al Gobernador Justo contra los revolucionarios de 1872 y participó en la Batalla del Tabaco. Sus enemigos lo mantuvieron en su cargo y grado militar, gracias al prestigio del que gozaba. Editó el periódico “La Patria” y fue Diputado Provincial por el departamento de Concepción.

Apoyó la revolución de 1874, y al frente de sus hombres tomó el poder en la ciudad de Goya, pero no logró movilizar al ejército provincial y debió huir cruzando toda la Provincia. Tras las derrotas de Bartolomé Mitre y José Miguel Arredondo, los liberales fueron obligados a rendirse sin luchar. Huyó entonces a Uruguay y después a Paraguay. Regresó a Goya con permiso expreso del Presidente Nicolás Avellaneda, reorganizó las milicias provinciales, preparándolas para las guerras civiles que pensaba que todavía tendrían que lucharse en Corrientes.

En su lucha por la reconquista de las libertades de Corrientes, resultó victorioso en la batalla de Ifrán. Murió el 13 de Diciembre de 1879 en Corrientes. Su fama de valiente sin límites lo había hecho un mito en vida, y su funeral fue legendario por muchas décadas, no se volvió a reunir tanta gente en un acto en la ciudad de Corrientes.

Álvarez destacó la vida y obra de este ciudadano, y recordó que en años anteriores dicho pedido fue aprobado en la Cámara de Senadores de la Provincia en el año 2013. “Es sumamente trascendente dicho traslado, pues con ello los jóvenes y las futuras generaciones de santaluceños hablarán del hombre que no está, pero que dejó un legado a la ciudadanía: VIRTUD, NOBLEZA, PATRIOTISMO, VALOR ”, expresó el edil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *