«

»

Sep 25

Stanovnik: La merced constituye uno de los rasgos genuinos de la identidad del pueblo correntino

Aguapey.Corrientes,25.09.2016.Al son de campanas,  bombas y con pañuelos blancos en alto, centenares de fieles recibieron a la Generala del  Ejército Argentino en su casa, para celebrar su festividad mediante una misa presidida por el arzobispo Andrés Stanovnik, quien instó a la comunidad a reconocer “la Merced” de cada uno en la vida cotidiana en relación con los demás.

Stanovnik inició su homilía haciendo referencia a los orígenes de la celebración de la Patrona de Corrientes e indicó que “esto lo hacemos todos los años cumpliendo ancestrales disposiciones de sucesivos gobiernos provinciales y de esta ciudad, los cuales se comprometieron desde 1660”.
Asimismo destacó lo trascendente de la identidad que define los rasgos distintivos de un pueblo según su origen, manifestando “un pueblo posee analogías con el desarrollo de la identidad de una persona, por el pueblo donde nace, la cultura, y por lo que sucede durante los primeros años de vida.

La persona que no conoce su historia personal -y dígase lo mismo de un pueblo- es muy difícil que sepa realmente quién es y qué misión tiene en la vida. En esas condiciones, de no saber de ignorancia se corre el peligro de ser colonizado y sometido a esclavitudes culturales que nos hacen hacer cosas que nada tienen que ver con nuestra idiosincrasia”.

La Merced

También consignó que “esta advocación que nos remite a la persona de María como esperanza y modelo de la humanidad, el Evangelio de San Juan nos la muestra junto a la cruz de su Hijo y fue traída por los Padres Mercedarios, de ahí viene su nombre que quiere obsequio, favor, compasión, indulgencia, misericordia; es decir, todo lo contrario de castigo, condena, venganza, crueldad”, afirmó.

Luego Stanovnik, instó a los fieles a preguntarse sobre el título de la Merced  en la vida personal, familiar y social de cada uno e invitó a contemplar ese rasgo en la Virgen y dijo: “La Merced de ella ciertamente no es la corona, ni la banda, ni el bastón de mando, aun cuando todos esos atributos le pertenezcan y honran al pueblo correntino y a todos los argentinos.

Ella es iluminada, su resplandor es causado por la criatura que llevó en su vientre y que luego acompañó, muchas veces perpleja y con enormes sufrimientos, hasta la cruz”, acentuó.

“Ella se nos revela a Dios mismo, pequeño, vulnerable, cercano, totalmente confiado a los brazos humanos de una madre que representa a toda la humanidad. La merced de esta Señora está en el Hijo que nos entrega Jesucristo”, resaltó.

“La misericordia, con el antiguo nombre castellano de la merced, constituye uno de los rasgos genuinos de la identidad cristiana del pueblo correntino. El deseo de que todos los paisanos se hallen, este modo de ser ‘obsequios’, dispuesto a convertirse en merced para el otro.

Esta virtud ayuda a restaurar, a recomponer, a recuperar lo que se ha dañado o roto en los vínculos entre las personas y de éstas con Dios, va en contra de la mentalidad corriente del usar y tirar, el secreto consiste en saber comenzar siempre de nuevo. La merced de Dios hacia el hombre actúa con esa sabiduría: nos brinda siempre una nueva oportunidad”, subrayó.

Stanovnik culminó su mensaje pidiendo: “Madre de La Merced danos ojos para ver a Jesús en los hermanos; educación y salud; consejo y cercanía fraterna; danos también oídos para escuchar y manos para estrechar y levantar; y sobre todo, un corazón misericordioso para con todos, que refleje esa ‘merced’ de Dios que hoy contemplamos en los tiernos brazos que María, Madre de Dios y de los hombres, extiende hacia nosotros, para entregarnos a Jesús, el fruto bendito de su vientre”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *