«

»

Abr 20

Trump y Hillary, como en casa

 LOS CANDIDATOS LOCALES GANARON LA PRIMARIA DE NUEVA YORK

Aguapey.Washington.EE.UU.,20.04.2016.Mientras el magnate arrasó con su competencia, la ex primera dama pudo revertir una racha de derrotas en el oeste y medio oeste para imponerse en el estado que más delegados otorga después de California, y se acerca a la nominación.

Hillary Clinton y Donald Trump fueron los grandes ganadores de la elección que tuvo lugar ayer en el estado de Nueva York. Según los resultados divulgados al cierre de esta edición, la candidata de los demócratas aventajó por alrededor de 20 puntos de diferencia al senador Bernie Sanders. Del lado republicano, el multimillonario arrasó con cerca de 40 puntos de ventaja a su más inmediato perseguidor, John Kasich, seguido más atrás por Ted Cruz. Los neoyorquinos participaron en unas primarias consideradas clave para los candidatos presidenciales de Estados Unidos. Ayer sólo votaron en la Gran Manzana la ex secretaria y el magnate porque los demás candidatos tenían que depositar su voto en distritos en los que están registrados. “Estoy emocionada no sólo por hacer campaña en Nueva York, sino también por poder votar aquí”, afirmó Clinton al emitir su sufragio en una escuela de la localidad neoyorquina de Chappaqua. “Vamos a devolver a Estados Unidos su grandeza”, señaló reiterando el lema de su campaña el magnate conservador.

El matrimonio entre el ex presidente Bill Clinton y la candidata demócrata está registrado en Nueva York, en el condado de Westchester, donde tienen su residencia y vivieron durante 16 años. Hillary Clinton fue senadora por el estado de Nueva York entre 2001 y 2009. La ex secretaria de Estado votó acompañada de su marido, quien dijo que ayer fue “un día maravilloso para terminar una gran campaña” electoral en este estado. La votación de Nueva York sirve como base para elegir a los delegados demócratas y republicanos que acudirán a las convenciones de los respectivos partidos y que tendrán la tarea de designar el candidato presidencial que competirá en los comicios de noviembre, de los que saldrá el sucesor del demócrata Barack Obama. Del lado demócrata están en juego 247 delegados. Los votantes republicanos, por su parte, eligieron 95 delegados a la convención.

Aunque Clinton lideraba las encuestas de las primarias en Nueva York, el último sondeo difundido por el diairo The Wall Street Journal y la cadena NBC sólo le daba, a nivel nacional, dos puntos de diferencia frente al senador por Vermont, Bernie Sanders; 50 por ciento para la ex secretaria contra 48 por ciento de intención de voto para su contrincante. Debido al sistema electoral estadounidense de primarias por estado, Clinton aventaja a Sanders con 1.790 delegados contra 1.113. Pero estas cifra incluye una ventaja de 469 “superdelegados” para Clinton contra 31 en favor de sanders y, a diferencia de los delegados electos, los superdelegados pueden cambiar su voto en la convención. Se necesitan 2383 delegados para obtener la nominación en la convención demócrata para las elecciones presidenciales de noviembre. Una victoria de Sanders en Nueva York hubiera sido un gran tropiezo en la campaña de Clinton, que no gana una primaria desde la del 22 de marzo en Arizona, mientras que Sanders se adjudicó siete votaciones consecutivas desde esa fecha.

Trump, nacido en el distrito de Queens, en la ciudad de Nueva York, votó en un centro situado en una sinagoga próxima a la Torre Trump, en el centro de la isla de Manhattan, donde fue arropado por la arenga de sus seguidores. “Ha sido algo genial”, consideró el magnate del sector hotelero e inmobiliario. De momento, Trump, de 69 años y que hizo su fortuna sobre todo en el sector inmobiliario en la Gran Manzana, cuenta con 758 delegados, seguido por el senador Ted Cruz, con 553. En el Partido Republicano se requiere llegar a 1237 delegados para asegurarse la nominación en la convención de julio, por lo que Trump está aún lejos del número mágico que le asegure la nominación del partido conservador. En caso de que ningún candidato obtenga la mayoría de delegados necesaria, la convención quedará abierta y no se vería obligada a nominar a Trump.

El polémico multimillonario, que puso patas para arriba la carrera a la Casa Blanca con una campaña agresiva, acusó a su partido de querer bloquear su nominación y denunció reglas “trucadas” en la atribución de delegados, que no siempre se corresponde con el voto de los electores. Sin embargo, luego de su clara derrota en Wisconsin del pasado 5 de abril a manos de Cruz, Trump moderó un poco sus declaraciones rimbombantes y reorganizó su equipo de campaña, pensando justamente en la convención de julio.

Casi dos tercios de los electores republicanos en Nueva York, un 64 por ciento aproximadamente, declararon que preferían un candidato que no perteneciese al establishment, según una encuesta de CNN a pie de urna.

El estado neoyorquino es el que más delegados distribuye después de California, cuyas primarias serán en junio.

“Voté por Hillary Clinton porque es la más calificada. Me gusta Bernie Sanders, adoro su energía y su pasión, y algunas de sus ideas, pero no estoy seguro de que pueda afrontar nuestra realidad política”, indicó Carlos Ríos, un responsable de recursos humanos, al salir de un centro de votación en Chelsea, Manhattan. David Fields, un afroestadounidense que trabaja en publicidad, votó por el senador autodenominado “socialista democrático”. “Necesitamos un cambio. Me gusta su discurso, es sincero”, aseguró. Tres horas antes del cierre del escrutinio, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, informó de numerosos errores en las listas electorales en Brooklyn./Página12.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *