«

»

Jun 17

Un balance con divisiones

 LO QUE DEJO EL NUEVO FRACASO DEL CONGRESO DE LA FUBA

Aguapey.Buenos Aires,17.06.2016.El frustrado frente de unidad contra el radicalismo marcó las diferencias entre las agrupaciones que hoy conducen la federación estudiantil de la UBA y afianzó las expectativas de Franja Morada y Nuevo Espacio.

El fracaso del congreso de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), que por falta de quórum no pudo elegir autoridades, debilita objetivamente al movimiento estudiantil, coincidieron los dirigentes de las principales agrupaciones, consultados por Página/12. Finalmente, tras las largas negociaciones, no se concretó un frente único contra el espacio radical y ninguna fuerza pudo acreditar sus delegados. La imposibilidad de cerrar una coalición entre la izquierda y el kirchnerismo amplió las diferencias entre el Partido Obrero y La Mella, que lideran la actual conducción de la federación. A la vez, dejó en pie las expectativas de las agrupaciones radicales (Nuevo Espacio, Franja Morada) de ampliar su alcance en los centros de estudiantes y llegar al quórum propio en el próximo congreso de la FUBA. En ese contexto se realizarán en el segundo cuatrimestre las elecciones de centros en las facultades de la UBA.

Desde las cuatro de la tarde del martes pasado, las banderas rojas, verdes y celestes flameaban frente a la sede de la FUBA, en Uriburu 920, que estaba vallada “por seguridad”, ya que de un lado podían estar solamente los delegados representantes de las agrupaciones y, del otro, el resto de los estudiantes. Era la última jornada del congreso iniciado la semana anterior, con comisiones de debate en las facultades. El cierre debía ser la elección de nuevas autoridades, que nunca se produjo, porque los delegados no dieron quórum.

La clave del fracaso del congreso –que repitió el mismo escenario registrado en 2014 y 2015– fue la falta de acuerdo para conformar un frente de unidad capaz de derrotar al espacio radical. En esas condiciones, si había sesión, Nuevo Espacio y Franja Morada se habrían quedado con la presidencia.

La negociación frustrada dejó en evidencia las posiciones antagónicas del PO y La Mella ante un posible acuerdo con el kirchnerismo. Y la disputa se extendió durante toda esta semana.

El PO fue tildado de “sectario” por “boicotear” la lista de unidad y desconocer el “proceso de lucha que venimos llevando adelante. Alejado de la realidad y con miopía política puso en riesgo la federación”, explicitaron a través de un comunicado conjunto La Mella, el MLI, La Cámpora, el PCCE, Nuevo Encuentro, Seamos libres, Proyecto Popular y otras agrupaciones. Pero desde el PO –a su vez cuestionado por otras fuerzas de izquierda por negociar una lista de unidad– dijeron sentirse orgullosos de ser sectarios, y definieron a sus aliados como “agentes del camporismo”, según dijo Julián Asiner, copresidente de la federación por el PO. “Ayer (por el miércoles) hubo una marcha en defensa de la educación pública desde Pizzurno a Plaza de Mayo –agregó Asiner–, pero La Mella no participó.”

“Seguramente a nivel electoral cuando sean las elecciones de centro se van a dar debates con quien corresponda, en algunas facultades se puede confluir y en otras no. Con el kirchnerismo compartimos ciertas concepciones. Hay que ver cada caso en particular”, opinó Adrián Lutvak, copresidente de la FUBA por La Mella. Habrá que ver qué pasa, también, con los acuerdos electorales que la conducción de la FUBA tiene en algunas facultades.

“Hasta último momento venía todo encaminado para formar una lista de unidad, pero el PO pegó un volantazo, exigió que nos bajemos de la lista y demos quórum votándolos a ellos. Un delirio”, dijo a este diario Julián Eyzaguirre, responsable político de La Cámpora en la UBA. Además de acusar al PO y La Mella de “robarse la federación”, los dirigentes del bloque radical se esperanzaron de cara al futuro. “Lo que sucede en la FUBA es un proceso que se da en la base de los centros de estudiantes. Hay conducciones agotadas, porque conducen con muy poca participación; eso habla de un centro alejado de los estudiantes”, dijo Ezequiel Marín, referente de Franja Morada-Nuevo Espacio, y candidato a vicepresidente de la FUA. También explicó que la idea de su agrupación es “seguir trabajando en las necesidades del estudiantado para conquistar la federación”. Franja Morada presidió la FUBA desde la recuperación de la democracia hasta la crisis de 2001./Página12.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *