«

»

Ene 20

Un espía misionero de la SIDE acusado por el fiscal Alberto Nisman

Aguapey.Buenos Aires,20.01.2015.espia200115Se llamaría “Ramón Allan Héctor Bogado” y ocuparía un alto cargo en la SIDE tras la renuncia de Stiuso, informó un diario nacional. Sería el supuesto “espía misionero”. La “guerra” entre sectores de la SIDE que se observa detrás de la recolección de las pruebas que tiene la denuncia de Nisman por encubrimiento a favor de Irán llegó ayer al escritorio del juez Lijo. En su denuncia, el fallecido fiscal identificó por escrito a un supuesto agente de la Secretaría de Inteligencia (conocida como SIDE aunque oficialmente ahora se llama SI) que era el contacto paralelo entre el Gobierno y el hombre de confianza de Teherán en Buenos Aires Jorge “Yussuf” Khalil.

Nisman nombró en su denuncia a “Ramón Allan Héctor Bogado” como ese supuesto contacto informal con los iraníes, revelaron fuentes judiciales a un diario porteño.

El nombre de Bogado se mantuvo hasta ayer en secreto cuando el titular de la SIDE comunicó al juez Lijo su disposición a levantar el secreto de inteligencia para que pueda declarar frente a las acusaciones que formuló Nisman en su contra.

Bogado sería, entonces, el agente de inteligencia que le comunicó al operador iraní Khalil, un mes después de la firma del memorándum de entendimiento con la AMIA de enero del 2013: “Tengo un chisme … me dijeron ahí en ´la casa´ [en referencia a la Secretaría de Inteligencia] … Interpol va a levantar el pedido de captura de los amigos [en alusión a los prófugos iraníes] … lo va a levantar ahora”. 

La caída de las alertas rojas de Interpol era el principal interés de los cinco iraníes acusados de ser presuntamente los autores ideológicos del atentado de 1994. En particular, del ex agregado cultural de Irán en Buenos Aires, Moshen Rabbani, el contacto de Khalil en Teherán.

El fiscal pudo identificar a Bogado a partir de un mensaje de texto que le envió a Khalil, cuyo teléfono estaba “pinchado” por la oficina de intervenciones telefónicas de la SIDE (conocida como OJOTA) y por orden del juez Canicoba Corral- a su dirección de correo electrónico. Este mail era utilizado por un usuario de la red Sonico.

Luego, Nisman halló una foto de Bogado en la sección de notas sociales en un medio misionero. Allí se ve a Allan Bogado acompañado de mujeres y un bebé. Según la denuncia del fiscal, esas mujeres figuran entre los contactos de la red Sónico de Bogado.

Para Nisman estaba confirmado que Bogado trabajaba para la Secretaría de Inteligencia- aunque en su denuncia dice que le juez que intervenga en el caso debe comprobarlo -porque él “se presentaba como agente y porque manejaba información calificada como sus datos personales”.

Nisman también aseguró que Héctor Yrimia, ex fiscal que intervino en la causa AMIA y ex juez de Instrucción, estaría “vinculado a un sector de la Secretaría de Inteligencia” que dirige el espía misionero.

Bogado habría sido nombrado recientemente en la SIDE en uno de los puestos clave que ocupaba el equipo del ex director de Contrainteligencia y principal asesor de Nisman, Jaime Antonio Stiuso.

“El ingeniero”, como llaman a Stiuso en la comunidad de inteligencia, estaba en Contrainteligencia desde la época de la dictadura y fue nombrado director de “la base de EE.UU.” durante la presidente de Fernando De la Rúa. En cambio, sus competidores como auxiliares de la Justicia en el caso AMIA, el ex director de la “Sala Patria” de la SIDE, Patricio Finen, y el ex director de Contraterrorismo de la Policía Federal, comisario “Fino” Palacios terminaron procesados y con sus carreras quebradas. Stiuso fue separado de su cargo el 17 de diciembre cuando el Gobierno se enteró que Nisman estaba por firmar su denuncia. Fuentes de la SIDE afirmaron que Bogado “no cometió ningún delito” y menos el de encubrimiento y que está dispuesto a declarar ante el juez Lijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *