«

»

Abr 25

Un juicio con pedido inédito de condena

DARAN HOY LA SENTENCIA A UN HOMBRE DUEÑO DE UN PITBULL QUE ATACO Y MATO A UN NIÑO

Aguapey.Buenos Aires,25.04.2016.En 2014, Santiago Veer, de 2 años, murió al ser atacado por un pitbull de un criador que ya había sido advertido. Ahora la fiscalía pide que se lo condene por homicidio simple.

Un hombre está siendo juzgado por el delito de homicidio simple y se enfrenta a una pena posible de entre 8 y 25 años de prisión, por ser el dueño de un perro pitbull que mató a Santiago Veer, un niño de dos años, en 2014, en la localidad de Alejandro Korn, Buenos Aires. Se trata de Horacio Fernando González, de 49 años, propietario y entrenador de perros de esa raza. “Mi familia y yo pedimos perdón por todo lo ocurrido”, expresó llorando González al hacer uso de las últimas palabras antes del veredicto y agregó que “si pudiera volver todo esto atrás daría mi vida para que esto no se hubiera producido”. Claudia Sevona, abuela del niño, contó a Página/12 que el acusado había sido advertido en reiteradas oportunidades sobre “la agresividad de sus perros, había atacado a otros animales del barrio y había llegado a morder a algunos vecinos”. La sentencia se conocerá hoy. El juicio está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal IV de La Plata y se desarrolló la semana pasada.

El martes, la fiscal del juicio, Claudia Cendoya, pidió en su alegato que se condene al acusado por el delito de homicidio simple con dolo eventual, pero no especificó la cantidad de años. Por su parte, Fabián Musto, defensor del propietario del perro, aseguró que se está ante un caso de “homicidio culposo” y que de ninguna manera puede calificarse la conducta de González como “dolo eventual”. El abogado remarcó además que González “tuvo una conducta negligente por unos minutos, en los que cometió un grave error, pero de ningún modo actuó con dolo eventual y menos con intención de causar una muerte”.

La causa llegó a juicio luego de la investigación del fiscal Alejandro Marchet, quien debió fundamentar la carátula de “homicidio” en más de una oportunidad ante sucesivos recursos en los que la defensa planteó la ausencia de dolo en el hecho.

El juicio oral comenzó el lunes con el primer testimonio de la madre de la víctima, Gabriela Pacheco, quien narró las circunstancias del fatal ataque del pitbull a su hijo, que falleció poco después de ser atendido en el hospital de San Vicente.

El hecho que se juzga ocurrió el 29 de mayo de 2014, en la calle Bonpland al 900, en la localidad de Alejandro Korn, cuando el perro atacó al niño de dos años y le ocasionó graves heridas en la cara y el cuello que le provocaron la muerte. Según consta en la causa, González había sido advertido por terceros sobre el comportamiento de sus perros, a pesar de lo cual ese día ató al pitbull a un auto abandonado que solía ser usado por los niños como “casita de juguete”. De acuerdo con los testigos, el nene salió de su casa para jugar en el auto abandonado en la vereda, momento en que el perro, que estaba sin bozal, se le abalanzó y comenzó a morderlo en la cara y el cuello.

“Yo estaba lavando la ropa y Santi con su hermanita fue a jugar a la vereda. Y de repente escucho los gritos de este señor (González) que con mi nene en brazos, lleno de sangre, decía que ya no había nada que hacer”, relató Pacheco ante el tribunal. Los padres y otros vecinos lo llevaron de inmediato al hospital, pero el niño murió a las pocas horas, debido a la hemorragia que le causaron las profundas heridas que sufrió. Según consta en la causa, González, que tenía por lo menos ocho perros de esa raza, fue “oportunamente advertido por terceros sobre ataques de éstos a otros animales y a personas” y denunciado varias veces por ese motivo. El imputado terminó matando a cuchilladas al perro.

La abuela del nene, Claudia Sevona, sostuvo que “los otros perros ya habían corrido a otras personas del barrio sin llegar a morderlas, y González a los insultos le gritaba ‘por qué le decían lo que tenía que hacer’”, por lo que lo consideró responsable por muerte de su nieto y pidió que “vaya a la cárcel”. La mujer contó a este diario que “no pedimos 20, 30, 40 años de cárcel, pero necesitamos que sea un ejemplo para que otras personas que crían animales sean más cuidadosas”. La familia Veer está acompañada desde mayo de 2014 por la Asociación Madres del Dolor y la Unidad de Intervención en Victimología del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

El perito ofrecido por la fiscal, Fernando Di Stéfano –de la Dirección de Veterinaria y Bromatología del Ministerio de Seguridad bonaerense–, destacó la agresividad y las características genéticas de la raza: “Son canes potencialmente agresivos y para lo cual fueron creados”, afirmó. “La agresividad depende de muchos factores, como la sociabilidad y la tenencia responsable. Si la persona que educa y atiende al animal no evita esa agresividad, se potencia y un niño, por su contextura, puede ser considerado una presa”, explicó Di Stéfano. El perito veterinario explicó que esta raza “en su genética tiene impulso de presa. Estos animales fueron creados para pelearse con otros animales y tienen el impulso para agredir”, más aún si no se desarrolla su aptitud de vinculación correctamente/Informe: Paz Azcárate.-Página12.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *