«

»

Feb 03

Yapeyú, cuna de la historia argentina

Por: Prof. Carlos Adán da CostaPlaza_(44)???????????????????????????????2img-4173

Aguapey.Yapeyú,03.01.2017. El profesor Carlos Adán Da Costa, en su cuenta de facebook, publica una breve histria de Yapeyú, pueblo en el cual vive actualmente, y desde donde dirige una emisora de FM, ejerciendo la docencia en el Colegio Maipú.

El texto dice textualmante: “El Sábado 4 de febrero del 2017 se cumplen 390 años de la fundación de Yapeyú, mi pueblo adoptivo y al que amo entrañáblemente, por eso quiero compartir con mis amigos, algunos apuntes que escribí sobre su rica historia.”

 

  • Yapeyú, cuna de la historia argentina
  • Por el Profesor Carlos Adán Da Costa

“No pretendo hacer una historia de este pueblo, Yapeyú, pueblo que adopté como propio ya hace mucho tiempo y al que amo entrañablemente, solo aportar una visión de algunos hechos salientes de su historia y poner un poco de luz respecto a fechas, sucesos y protagonistas de su riquísimo pasado.
En lo que hoy es Yapeyú, en el centro este de la provincia de Corrientes, República Argentina, sobre el río Uruguay, en 1627, sacerdotes jesuitas junto a un grupo de familias guaraníes que aquí vivían desde tiempos remotos, iniciaron un proyecto misional, que se convertiría en uno de los más sobresalientes emprendimientos sociales, culturales y económicos, desarrollados en tierras americanas.”

“A la historia la forman los hechos más importantes del pasado y sus contextos, es decir el conjunto de hechos menores, protagonistas, circunstancias políticas, sociales, económicas etcétera, que rodearon, acompañaron o tuvieron influencia sobre aquellos acontecimientos.
Tener en cuenta sus contextos, entenderlos, nos permite interpretar la historia en su real dimensión y valorar los hechos, en sus verdaderos alcances.
Es por eso amigo lector, que usted encontrará en estos textos, junto al núcleo descriptivo de los distintos sucesos, una serie de datos y comentarios adicionales, que he creído conveniente agregar, para que sirvan como fondo y marco a la fotografía que representa cada momento, buscando resaltar los mismos y resignificar su brillo.”
“La historia de nuestro querido pueblo de Yapeyú o de Nuestra Señora de los Tres Reyes Magos de Yapeyú como lo llamaron sus fundadores, es una de las más ricas y valiosas de todas las ciudades y pueblos de la República Argentina.
Fundada por los padres jesuitas Nicolás Mastrilli Durán, Roque Gonzáles de Santa Cruz,y Pedro Romero el 4 de febrero de 1627, Yapeyú vivió, a lo largo de sus casi 400 años, tiempos de gloria y de tristeza, épocas de paz, progreso y bonanza y épocas de barbarie, muerte, destrucción y abandono. 
Hay a lo largo de su pasado, acontecimientos que no se pueden soslayar, ni dejar a un lado a la hora de dimensionar su identidad histórica: la impresionante labor de los jesuitas que se extiende hasta 1767, la obra de Juan de San Martin como gobernador y el nacimiento en 1778 de José de San Martín futuro libertador, la invasión portuguesa de 1817 que incendió y destruyó la población con la complicidad del gobierno argentino, pese a la defensa heroica intentada por Andresito Guacurarí, una larga etapa de silencio y abandono que se extiende hasta 1865, cuando por iniciativa del gobernador Juan Pujol, un grupo de familias de inmigrantes franceses son enviadas a Yapeyú, hecho con el cual se inicia una nueva etapa en su proceso histórico.”

El significado de la palabra Yapeyú

“El arroyo Yapeyú, como llamaban sus pobladores originarios, guaraníes, al que hoy denominamos arroyo Guaviraví, al sur del egido urbano, límite con el departamento Paso de los Libres, dio nombre a nuestro pueblo. 
Hay controversias respecto al significado del término “Yapeyú”, y se han dado distintas acepciones
El distinguido lingüista de guaraní profesor José Miguel Irigoyen, ya desaparecido, con rigor científico afirmaba en su libro Toponimia guaraní: ”Una dañina costumbre es practicada por muchos traductores. Separan una palabra en las sílabas que la componen y buscan el significado de cada sílaba. Un folleto de la Dirección de Turismo de nuestra provincia dice que Yapeyú significa “fruto llegado a su tiempo”. Esto parece derivar de la traducción que se atribuye a Ricardo Rojas, quien habría afirmado que se trata de “fruto en sazón”.
“El prestigio del autor del Santo de la Espada contribuyó a difundir esta conclusión que partía de las silabas “apé”(superficie)que significaría “corteza”, a la que luego se agrega “yu” (amarillo).
“La corteza vegetal como la piel animal se llaman “piré”. Pero aun aceptando lo de corteza amarilla solo tendríamos “Apeyú”.”
“Para Mantilla, nuestro respetado historiador se trata de “Soplo de río”, y descompone así la palabra: “Y” (río), “a” (lugar), “Peyú” (soplo)”.
“No se incomoda Mantilla –sigue diciendo Irigoyen- al transformar la vocal “Y” de río en consonante para unir a la “a” y obtener Yapeyú”.”

“Irigoyen atribuye este error de muchos autores “al desconocimiento de los elementos que intervienen en la formación de los topónimos y la falta de métodos traicionaron sus amores”.
“La bivalencia consonante-vocal de la “Y”, préstamo griego que llegó a España montado en el latín de los soldados romanos, les viene bien a los que pretenden aplicar su doble uso también en las lenguas indígenas con total desprecio de sus reglas gramaticales”.
“Bien, siendo abundantes las traducciones sin fundamento, volvamos al fundamento de nuestro método”.
“Ya hemos dicho cuanto le debe la toponimia a la fauna y a la flora”.
“Un poco mas arriba mencionamos una gramínea de nombre “Yahapé”.
También se llama Yaapeyú . Se trata de la especie “Imperata brasiliensis”, abundante en los terrenos bajos y orillas de arroyos de Brasil, Paraguay y Argentina”.
“Esta gramínea de un metro de altura aproximada, para afirmarse en los terrenos flojos que invade, emite desde el cuello, es decir, a ras de tierra, cinco o seis prolongaciones horizontales en forma radial. Estas prolongaciones tienen más o menos veinte centímetros de longitud y semejan agujas. Pues el nombre guaraní de la aguja es “yu”. Por ello Yaapeyú es Yaapé con agujas”.
Esta planta, como tantas otras, dio su nombre al arroyo y de él lo tomaron los fundadores para instalar allí la Reducción de los Santos Reyes Magos de Yapeyú”.

Antecedentes de la fundación

“Todo el territorio que hoy se denomina Río Grande del Sur (Brasil), pertenecía a España por el famoso Tratado de Tordesillas de 1494. Pero la ambición imperialista de Portugal lo llevó a ocupar cada vez mas territorios hacia el oeste y sur de lo que por dicho tratado le correspondía.
De allí la preocupación de la Corona española de promover asentamientos que afianzaran su posesión en dicha región.
El primer dato sobre la fundación de Yapeyú, es una carta escrita por el Gobernador de Buenos Aires, Francisco Javier de Céspedes en 1626, y dirigida al Padre Jesuita Roque Gonzáles de Santa Cruz.
Este se encontraba en Concepción, sobre el Río Uruguay en Misiones, reducción que había fundado en 1619.
Céspedes le decía en su carta a Gonzáles, que este podría abrir un camino entre Buenos Aires y Concepción, para lo que tendría que reducir a los indios que poblaban la región, porque estos dificultaban la navegación y muchas veces impedían el paso.
Dado que era muy complicado dominarlos por las armas, lo mejor era utilizar los sacerdotes misioneros, que sabían cómo tratar con ellos.
La carta fue entregada por un personaje llamado Hernando de Zayas y además de dichas indicaciones el Gobernador le solicitaba al Padre que viajase a Buenos Aires a la brevedad posible y lo hiciera acompañado por algunos indios.
Inmediatamente el cura emprendió su viaje por el río, acompañado por el mismo Zayas y un grupo de indios guaraníes encabezados por el cacique Santiago Ñeeazá.
El 24 de Junio de 1626 llegaron a la capital y fueron recibidos con una gran demostración de júbilo por el gobernador. Este le hizo oficialmente entrega a la Compañía de Jesús, de la región de la cual venimos hablando, que entonces se denominaban Provincias del Uruguay y del Tape,
aproximadamente lo que es hoy el Este de las provincias de Misiones y Corrientes-que dejaban así de pertenecer a la Ciudad de Vera- ,y además el actual estado de Rio Grande del Sur y norte de la República Oriental del Uruguay.”
“La entrega decía:
“Por cuanto tengo hecha a la Compañía de Jesús entrega, en nombre de Su Majestad y mío de todas las Provincias del Uruguay, para que acudan a la reducción de los naturales de ella y a su conversión a la Santa fé Católica y obediencia y servicio de la Real Majestad y esto se ha de conseguir mediante las reducciones y poblaciones, que los padres de la Compañía han de ir haciendo de los dichos naturales, le doy en nombre de su Majestad amplia facultad y poder sin limitación y restricción alguna, para hagan y funden todas las reducciones que pudieren y pongan en ellas los caciques y justicias que les pareciere en nombre de su Majestad, dándoles varas y autoridad toda la que juzgaren ser conveniente para el servicio de ambas Majestades…y mando que ninguno de mis Tenientes y Justicias o cualquiera otras personas de las Provincias del Río de la Plata sean osadas a estorbar, o impedir obra de tan gran servicio de ambas Majestades…”

PRIMER ENCUENTRO DEL PADRE ROQUE GONZALES CON LOS GUARANÍES

“La región donde hoy se encuentra Yapeyú estaba poblada por varias comunidades aborígenes.
Según muchos autores al norte del arroyo, que hoy conocemos como Guaviraví, y entonces se llamaba Yapeyú, se ubicaban numerosas familias guaraníes que vivían separadas unas de otras, y gobernadas por un jefe o tey’i, compartiendo el mismo tekohá, como ellos llamaban a un gran espacio natural donde vivían, andaban, cazaban, pescaban, cultivaban, producían, honraban a sus dioses, festejaban.
Al sur del mismo arroyo, al momento de la fundación, sería zona de dominio de los indios Charrúas y Yarós, más salvajes y que vivían del asalto a los pueblos guaraníes.
Allí los visitó el Padre Roque Gonzáles entre 1625 o 1626. Y existe una descripción de una reunión que habría tenido con numerosos caciques de la región.
Debemos suponer que allí el sacerdote habría intentado convencerlos de las ventajas que representaba vivir todos juntos en un solo pueblo, y también les habría mostrado ciertos elementos que ellos desconocían como herramientas de metal y armas de fuego. Todos estos objetos podrían ser muy útiles para la vida de los indios.”

 

“-¿HABRÁ EL PADRE ROQUE TRAÍDO A YAPEYÚ, SU IMAGEN DE “LA CONQUISTADORA”?”

“El historiador Bozidar D. Sustersic dice en su libro “arte Jesuítico-Guaraní y sus estilos”: 
“El Padre Roque fue uno de los misioneros más decididos y exitosos de esa época. Su místico fervor y dominio de la lengua guaraní colaboraban en afirmar su liderazgo entre los indios. El atributo que lo caracteriza como santo y mártir es una imagen pintada de la virgen, inseparable en todos sus viajes misionales, a la que denominaba “la Conquistadora”.
Ese cuadro atraía a los indios de un modo considerado milagroso, predisponiéndolos a oir la prédica del misionero. Si el poder de esa imagen descansaba en gran medida sobre resortes visuales implementados por los pintores de la época, buena parte del efecto producido también debe ser atribuido a las condiciones de los receptores guaraníes, excepcionalmente sensibles a las imágenes”.

-LA ELECCIÓN DEL PUNTO GEOGRÁFICO :

“Donde se levanta la localidad, que es el mismo sitio en que se realizó su fundación en 1627, es una lomada, protegida de la creciente de los ríos, y en aquellos tiempos un lugar estratégico como punto de descanso y re-aprovisionamiento de los navegantes, teniendo en cuenta que el río Uruguay era la principal vía de comunicación, entre las poblaciones que se encontraban río arriba y Buenos Aires.
Por otra parte el sitio era ideal por su altura, para tener un puesto ideal de observación hacia la zona donde frecuentemente se producían los ataques de los Bandeirantes.
Otro de los factores por el cual se eligió este lugar fue la fertilidad de su tierra, apta para la agricultura, teniendo en cuenta que los Jesuitas pensaban en la forma de hacerlas trabajar para mantener la población. También era un factor económico importante la gran cantidad de ganado cimarrón existente en la zona, sobre todo del otro lado del río y que podría servir para el sustento de las poblaciones.”

LA FUNDACIÓN:

“El padre Roque, no salió muy convencido de fundar una reducción en dicho lugar, de su primer encuentro con los pobladores. Al parecer, uno de los motivos fue que en su entender no había suficientes habitantes.
Aparece entonces en escena el padre Nicolás Mastrilli Durán, gobernador Provincial de la orden. 
El mismo expresa en la carta Annua de 1626-1627. “Por esto juzgué siempre de suma importancia, que ocupara la Compañía de Jesús este puesto, porque aseguraba por suya la conversión de toda esta provincia, y del río Ibicuity, que también es parte de ella, y nos hacíamos señores del paso para subir y bajar a Buenos Aires, cosa de suma importancia para el gobierno y comodidad de esta reducción por la brevedad del camino, respecto al que se andaba, antes de que este se abriera. Y todo esto se ponía a contingencia, si los indios de este puesto no estaban a nuestra obediencia”,

-La decisión de la fundación, fue tomada por el Provincial Jesuita Nicolás Mastrilli Durán, quién en 1627 se dirigió junto al Padre Roque Gonzáles de Santa Cruz y el Padre Pedro Romero a Yapeyú.
El 4 de febrero de 1627, fue fundada la Reducción de los Santos Reyes Magos de Yapeyú con la presencia entonces de los tres sacerdotes jesuitas.
Pocos días después Mastrilli Durán y Gonzáles regresaron a Misiones y quedó como cura párroco el Padre Pedro Romero.
El 27 de marzo de ese mismo año de 1627, fue aprobada oficialmente la fundación por el Gobernador de la Provincia del Río de la Plata Don Francisco de Céspedes.
La Duodécima Carta Annua,-documento oficial de la Compañía de Jesús que se encuentra en el archivo de la orden en Roma- firmada por el Padre Nicolas Mastrilli Durán el 12 de Noviembre de 1628, es la prueba irrefutable de estos datos históricos sobre la fundación de nuestro querido pueblo de Yapeyú.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *